miércoles, 10 de abril de 2019

Probióticos: ¿sí o no?

El acceso a y uso de probióticos está cada vez más extendido. No solo se venden como suplementos en las farmacias, si no que también lo vemos anunciado en variedad de productos como yogures, té kombucha, miso, kéfir, etc.
Imagen de Bruno Glätsch en Pixabay 

Para aquellos que no sepan de lo que estoy hablando, los probióticos son microorganismos vivos que pueden, potencialmente, aportar beneficios para la salud de aquellos que los consumen (1). Según la Organización Mundial de Gastroenterología, estrictamente hablando, solo se les debería llamar probióticos a aquellos productos que han demostrado, en estudios, producir este efecto beneficioso. 

En general, se supone que al introducir especies de bacterias beneficiosas para el organismo, nos podríamos beneficiar de, por ejemplo, menor incidencia de diarrea tras el uso de antibióticos, ya que éstos matarían tanto a las bacterias dañinas como a las "buenas" que tenemos en el intestino. Sobre el papel tiene sentido, pero en la realidad no ha habido tanto éxito aplicándolo. Por ejemplo, hay estudios (2) que no han encontrado un efecto consistente tras el consumo de yogur para prevenir la diarrea asociada al consumo de antibióticos, e incluso este estudio (3) mostró cómo algunas personas suplementadas con probióticos presentaban un retraso en la recuperación de la flora intestinal tras el uso de antibióticos, comparados con aquellos que tomaron un placebo. Curiosamente, lo que sí que demostró tener un efecto positivo fue el transplante fecal autólogo, que es básicamente la reintroducción de las heces del paciente en sí mismo. 

También se ha sugerido que los probióticos estimulan, modulan y regulan la respuesta inmunitaria del huésped (4) y que podrían jugar un papel importante en la regulación de la inflamación en enfermedades inflamatorias intestinales (5). Incluso jugaría un papel importante en la dermatitis atópica (6).

Sin embargo, existen varios "problemillas" con los probióticos. Para empezar, al ser un suplemento alimentario, no está regulado de la misma manera que los medicamentos, con lo que podría contener especies de bacterias que "no nos interesan" y que podrían ser dañinas (7). También ha habido casos en los que los efectos asociados a estos "suplementos" o probióticos no han podido demostrarse cuando se le ha pedido a la compañía en cuestión que presente los hallazgos o las pruebas que demuestran que en realidad sí que se produce un efecto beneficioso. Este es el caso del Activia de Danone o del L.Casei (8). Básicamente le vinieron a decir a Danone que hasta que no pruebe que el activia te regula el tránsito intestinal y que el Actimel te protege de resfriados (por los probióticos que contiene), pues que no puede decir que sus productos te curan nada de nada. También existe el problema de que el probiótico tiene que atravesar en estómago, con sus ácidos gástricos correspondientes, con lo que las cepas tienen que estar protegidas de tal manera que consigan llegar al intestino. Y luego, una vez allí, tienen que sobrevivir y colonizarlo. 

Y la realidad es que, ahora mismo, no hay suficientes estudios que garanticen que a nivel poblacional sea beneficioso el uso indiscriminado de probióticos. De hecho, hace tan solo unos días, se ha presentado en la reunión anual del American Association for Cancer Research, un abstract que mostraba como en pacientes con melanoma, tomar suplementos probióticos se asociaba con una posibilidad 70% menor de respuesta al tratamiento de inmunoterapia contra ciertos tipos de cáncer. 

La flora intestinal es muy personal, y cada uno tenemos diferentes microorganismos que pueden responder de manera distinta a la suplementación con probióticos. Sí que es un área que promete y que creo que va a tener mucha importancia en los próximos años, aunque los datos parecen apuntar a que los probióticos deberán ser diseñados de forma personal, y que no va a ser algo de que "un probiótico nos vale a todos para todo". También los transplantes fecales (que ya se realizan en España) están cobrando más importancia, ya que en vez de introducir un número limitado de especies, estamos introduciendo un ecosistema completo. 

También mencionar que aunque sí que se ha demostrado su eficacia en casos aislados (9),  existe mucha publicidad dudosa al respecto, como el Probiota Histaminx, cuyos estudios asociados a la eficacia no he conseguido encontrar, cepas de probióticos de farmacia como Lactibiane, que tampoco tiene estudios para demostrar la eficacia (en su estudio no consiguieron probar eficacia en aliviar los síntomas del Intestino Irritable (10): Lactibiane Référence was not superior to the placebo in relieving symptoms of IBS (42.6 % vs 42.3 % improvement).

Muchos de estos probióticos parece que podrían tener efecto. Sin embargo nos hemos liado a crear productos con probióticos sin todavía entender completamente el mecanismo de actuación ni tampoco la complejidad del microbioma intestinal.

Lo cierto es que se necesitan muchos más estudios para conocer qué bacterias, qué cepas dentro de esas bacterias, en qué cantidades, durante cuando tiempo y para qué condiciones/enfermedades los deberíamos tomar. Y, aunque el consejo general solía ser "bueno, tómatelo, daño no te va a hacer y a lo mejor te va bien", cada vez hay más evidencia disponible de que no es cierto y sí podría tener un efecto nocivo.

Parece que además de probióticos y prebióticos hay un tercero que se ha unido a la fiesta, los postbioticos, pero ya hablaremos de ellos más adelante. 


Referencias
1. http://www.worldgastroenterology.org/guidelines/global-guidelines/probiotics-and-prebiotics
2. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0899900714005139?via%3Dihub
3. https://www.cell.com/cell/fulltext/S0092-8674(18)31108-5
4. https://genomemedicine.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13073-016-0300-5
5. http://www.jimmunol.org/content/196/10/4311.short
6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29117309
7.https://www.consumerreports.org/vitamins-supplements/supplements-can-make-you-sick/
8. https://www.ftc.gov/news-events/press-releases/2010/12/dannon-agrees-drop-exaggerated-health-claims-activia-yogurt
9.https://www.nature.com/articles/nature23480
10. https://www.medecine-nutrition.org/articles/mnut/abs/2007/04/mnut2007434p157/mnut2007434p157.html






lunes, 8 de abril de 2019

Thin Privilege: An Update

After another lively debate on Facebook regarding this topic I spent most of the other night thinking about it and my reaction to it. 
Is this where I suddenly repent and accept my thin privilege? No, it isn't. I still don't like the term, the concept and everything it entails and here is why.
When I read the original article and the comments associated with it it made me angry because deep down I didn't think I was getting any kind of privilege for being thin. Yes as a man, and although I really didn't want to bring race into it, a white man, I fully acknowledge the society we live in has been constructed in my favour. I accept that, and if it will change anything, which I doubt it will, I acknowledge that privilege. 

The comments I received mostly seemed to indicate that I was denying that "weight bias" "body diversity" "Sizeism" and so on existed, which was not the case. What I didn't like was first the assumption that people are "naturally thin", and that my life is easy because I am thin, You have no idea about my life just as I don't about yours, any assumption based on appearance is wrong. 
This point didn't seem to be accepted and I continued to receive anecdotes about people's lives and how they struggle with discrimination, which, at the risk of sounding like a stuck record I didn't deny existed.

After being directed towards research around weight bias and wages, a couple of points jumped out at me and made me rethink why I am reacting this way. 
In an article in the Journal of Applied Psychology (1) it was demonstrated that thinner women get paid more, not surprising, but the opposite was true for men. In fact, larger men get paid more up until the point of obesity. And a quote lifted from an article on Forbes (2) based on the study said. "Skinny men, indeed, are often regarded as nervous, sneaky, afraid, sad, weak, and sick, where men of well-proportioned build are associated with traits such as having lots of friends, being happy, polite, helpful, brave, smart, and neat." 

So is this really "Fat Vs Thin"? Or is it just another example of different rules for men and women?

I started thinking through my experiences in work and the times I've had to say "yes I do eat" or "no I am not addicted to heroin", did me being a thin man (as opposed to just thin) have something to do with this? 
Or the times I felt I wasn't taken seriously in staff meetings. I had always assumed it was because I was one of the youngest in the room (sadly no longer the case) but maybe it was because I was thin? 
While I can still find clothes that fit me in most shops I have noticed that I have had to drop down a size from M to S with no major change in body weight. It appears that provisions are being made to spare men's feelings by simply shifting everything up one size which is not happening for women. So is this really "thin privilege" or just plain old sexism? 
Is it possible that as a man "thin privilege" doesn't extend to me? Or at least not as much as it does for women? 

Rethinking where I stand on this topic I still reject the term thin privilege because I think it diverts away from the real issue which is what society expects of women. It looks like as a man I can put on a few kilos and not suffer any negative consequences, up to a point, whereas women cannot. And to me that is sexism not thin privilege. 

1.  2011 Jan;96(1):95-112. doi: 10.1037/a0020860.
2. https://www.forbes.com/sites/freekvermeulen/2011/03/22/the-price-of-obesity-how-your-salary-depends-on-your-weight/#29a06bbb3d9a

viernes, 5 de abril de 2019

No, we don’t need to talk about thin privilege

 Update: I have modified slightly my opinion on the term thin privilege which can be read here

This is an opinion piece by Wayne Bradley and does not reflect anybody else's views associated with this blog.

Recently I found myself in a debate with fellow nutritionists and dietitians on the Build Up Dietitians Facebook page regarding the concept of thin privilege. Thin privilege is as follows, we “thin” people live in a world where we don’t experience the stigma and prejudices that overweight people experience. We can find clothes easily, we don’t get stared at when we eat in public and so on. 

Ok, so far so good, nobody would argue with that fact. But I have several issues with labelling it “thin privilege”, firstly the word privilege and the tone of the articles I have read regarding this topic indicate that being thin, or “skinny” which gets thrown around lightly but no-one will dare say fat, is something that has been gifted to us, we haven’t earned it and we should thank our lucky stars that we’re in this position. 
Most people, especially those in the health & nutrition industry know only too well how hard maintaining/losing weight is and to hint that normal weight people are somehow blessed or “privileged” is quite insulting, but sadly nothing new. Now of course because I said I eat well and do a lot of exercise that also means I think every large person is bone idle and just eats pizzas all day long! No, it doesn’t! It means making ANY assumption about a person’s body shape is wrong. 

I feel very proud of myself when I see those scales going down, or when I get up 8am on a Sunday to go riding even though the sun is shining and I’d much rather have a few beers with my wife and friends. To suggest I should somehow feel privileged for that completely undermines the hard work and effort I (or anyone) does to maintain their healthy lifestyle. That doesn’t make me unaware of the battles large people go through, in fact, what I do with my life has nothing to do with what my patients do with theirs, which leads me on to my second issue.  

My second issue is also to do with the term “thin privilege”. It is a nonsense term and completely unnecessary. When our patients come to visit us, they will discuss with us the problems they face, not only with their food choices but with self -esteem, health issues and so on. We will listen to them and if we do not share the same problems we will use empathy to understand them and guide our patients through their journey. 
We already have the word, it is empathy, we do not need a new Insta-trendy, buzzword. If as a healthcare professional you are unable to empathise with your patients then may I suggest a career change? Politics perhaps. 

To repeat a previous point, what I do with my life has no bearing on my patient's lives and has no place in a consultation. They are there to talk about their lives not mine. If the boot was on the other foot and my coach was "acknowledging" their superior athletic ability or shall we say "athletic privilege", I would feel extremely patronised and would probably sever ties with that coach very quickly. 

Perhaps I am being too pedantic around terminologies and the use of words. However, I worry that we are going down a particular path where we will not be able to openly discuss weight, obesity and it's related health problems. Body size and shape should not be attributed to attractiveness, I will vigorously defend that there is not one "perfect" type of body in terms of what is "hot" or "sexy". We all have our own tastes and that is what makes the human race so amazing! However, obesity is not healthy, it just isn't. Many co-morbidities exist with obesity, we all know it and not discussing them does not make them go away. 

Saying "you're fat therefore ugly" is disgusting and should be stamped out immediately. But saying "you are overweight and need to make a change to improve your life" is not the same thing and should be what we are saying, but I fear we are becoming too scared of being labelled as "fat shamers". 

To repeat, I acknowledge that larger people have a tough time in regards to the society we live in, but as nutritionists/dietitians we are there to help them and we owe it to them to be honest. What use is saying "yeah I know I'm thin and my life is easier than yours"? 

During the debate, the topic of the genetic influence on body weight continued to appear, while it was beside my original point I will address it here.Yes genetics plays a large role in a person's size. The size of that role varies. However, does that mean we all just give up and say "its the genetics"? Because if that is the case then dietetics is dead!! I don't believe that is the case, some of us have been dealt a good hand in genetics, some haven't. That doesn't mean we can't make the best with what we've got. We can still strive to be the best version of ourselves and I strongly believe that externalising ourselves to the genetically thin and fat does us all a huge disservice. 

Wayne Bradley BSc (hons) MSc PG cert

jueves, 28 de marzo de 2019

Kombucha ¿sí o no?

En los últimos meses se ha puesto de moda una bebida llegada desde China, Kombucha. La fuente de este artículo es Build up Dietitians, y como siempre, aquí podéis encontrar el artículo original en inglés (enlace), que he resumido más o menos brevemente. 

Es de especial interés si estás embarazada, o estás inmunocomprometid@ o enferm@. 


Imagen de LyraSid en Pixabay 
El kombucha es un tipo de té fermentado con un sabor ácido y dulce. Está hecho de una mezcla de té, azúcar y un cultivo a menudo denominado SCOBY (cultivo simbiótico de bacterias y levaduras), madre o (de manera incorrecta) hongo. 

El té Kombucha contiene bacterias y levaduras vivas beneficiosas, vitaminas del grupo B, antioxidantes y minerales en cantidades traza. EL kombucha sin sabor contiene unas 30 calorías, 2-3 gramos de azúcar y pequeñas cantidades de cafeína por vaso. No contiene grasa ni colesterol y es muy baja en proteínas y sodio. Se le puede dar sabores diferentes agregando zumo o saborizantes, que pueden contribuir a aumentar la cantidad de micronutrientes y calorías. 

El té Kombucha se ha consumido tradicionalmente por sus supuestos beneficios para la salud, aunque éstos no se han demostrado científicamente. Inicialmente, se creía que era un agente desintoxicante, para ayudar en la salud gastrointestinal y que tenía propiedades energizantes. [1] También se supone que influye sobre la inmunidad, la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, la aterosclerosis, la hipertensión, la anemia, la enfermedad pulmonar, la capacidad antioxidantes y la prevención del cáncer. [2]. Estos beneficios, así como muchos otros, se están evaluando para determinar si existe una relación entre el consumo de kombucha y la mejora de la salud y cuál es el mecanismo responsable. Los resultados de estudios en animales parece que apuntan a las propiedades antioxidantes del Kombucha y la capacidad de eliminación de radicales libres [2, 3, 4, 5]

Seguridad alimentaria

Los ingredientes de este té y su composición varían mucho de un producto a otro. Aunque no ha sido frecuente, sí que se han producido efectos adversos asociados al consumo de Kombucha, principalmente ocasionados por una falta de higiere o una técnica inapropiada [6]Los efectos secundarios más comunes reportados por el consumo de kombucha incluyen síntomas de reacciones alérgicas, ictericia, náuseas, vómitos y dolor de cabeza y cuello [7]. Cuando el kombucha existe la posibilidad de que el SCOBY se contamine con organismos nocivos, como levaduras, bacterias o aspergillus, un moho tóxico. A pesar de que el pH se mantiene relativamente bajo, la contaminación todavía puede ocurrir, por lo que los consumidores  y productores deben practicar una buena higiene, incluyendo mantener las manos y todo el equipo usado limpios e higiénico, utilizando solo recipientes de fermentación inocuos para los alimentos y cubriendo el recipiente de fermentación con un tejido fino limpio para minimizar los contaminantes del aire.


Imagen de Melanie Rodriguez en Pixabay 
La FDA afirma que el kombucha es seguro para la mayoría de las personas que consumen hasta 120ml al día. No se recomienda el consumo para personas con función inmunológica comprometida, mujeres embarazadas o en período de lactancia, niños pequeños o personas con condiciones preexistentes, ya que se desconocen los posibles problemas de salud. 

Al igual que con muchos productos fermentados, puede haber una pequeña cantidad de alcohol en la kombucha. Una vez que se embotella, en ausencia de oxígeno, la levadura continuará degradando la sacarosa a glucosa y fructosa y es capaz de aumentar la carbonatación y producir niveles de alcohol superiores al 0.5%. [8]

En resumen, este té puede o no producir beneficios para la salud y depende de cada uno si decidimos tomarlo, PERO si estás embarazada, dando el pecho, enfermo, inmunocomprometido, o eres un niño pequeño, no deberías tomarlo. 

He decidido incluirlo en este blog porque hay información contradictoria al respecto. De hecho, una dietista australiana que seguimos en Instagram lo recomendaba para mujeres embarazadas e incluso proporcionaba recetas para hacer cócteles sin alcohol con este té. 

Y creo que esto se debe no a una mala intención si no a falta de información, ya que ella ni lo vendía ni nada, simplemente le parecía una buena idea para que las mujeres embarazadas (como ella estaba) tuvieran opciones más variadas para beber. 



Referencias

  1. Jayabalan R, Malbas R, Loncar E, Vitas J, Sathishkumar M. A review on kombucha tea – microbiology, composition, fermentation, beneficial effects, toxicity, and tea fungus. Compr Rev Food Sci F [Internet]. 2014;13:538–50. Available from: http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/1541-4337.12073/full
  2. Vina I, Semjonovs P, Linde R, Denina I. Current evidence on physiological activity and expected health effects of kombucha fermented beverage. J Med Food [Internet]. 2014;17(2):179–88. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24192111
  3. Adriani L, Mayasari N, Kartasudjana R. The effect of feeding fermented kombucha tea on HLD, LDL and total cholesterol levels in the duck bloods. Biotechnol Anim Husb [Internet]. 2011;27:1749–55. Available from: http://agris.fao.org/agris-search/search.do?recordID=RS2011002797
  4. Ram M, Prasad D, Kain A, Mongia S, Sharma S, Singh B, et al. Effect of kombucha tea on chromate (VI)-induced oxidative stress in albino rats. J Ethnopharmacol [Internet]. 2000;71(1–2):235–40. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10904168
  5. Banerjee D, Hassarajani S, Maity B, Narayan G, Bandyopadhyay S, Chattopadhyay S. Comparative healing property of kombucha tea and black tea against indomethacin-induced gastric ulceration in mice: possible mechanism of action. Food Funct [Internet]. 2010 Dec;1(3):284–93. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21776478
  6. Centers for Disease Control and Protection. Unexplained Severe Illness Possibly Associated with Consumption of Kombucha Tea -- Iowa, 1995 [Internet]. MMWR. 1995. Available from: http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/00039742.htm
  7. Srinivasan R, Smolinske S, Greenbaum D. Probable gastrointestinal toxicity of kombucha tea. J Gen Intern Med [Internet]. 1997;12(10):643–5. Available from: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9346462
  8. Dufresne C, Farnworth E. Tea, kombucha, and health: a review. Food Res Int [Internet]. 1999;33:409–21. Available from: http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0963996900000673

La comida no es medicina ¡y tenemos que dejar de llamarla de esa manera!

Este es otro de los artículos en inglés, compartidos desde Build Up Dietitians, cuyo original podéis encontrar aquí

Me ha parecido muy acertada la forma en la que han expuesto la información, así que espero que lo disfrutéis tanto como yo. Aquí va la traducción. 

--

Se supone que Hipócrates dijo: "Que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu comida". No estoy de acuerdo. La comida no es medicina. Tampoco es un medicamento o un reemplazo de la profesión. 

Continuamente escucho a gente decirme: "Pero Dylan, tienes diabetes tipo 1 y un doctorado en ciencias de la nutrición humana. Seguramente sabes que la comida tiene un gran impacto en la salud?" Sí, lo sé. Pero eso no convierte a los alimentos en medicina. 

La máxima (¡tan conocida!) de Hipócrates es probablemente una cita errónea - una que mucha gente tiene interés en seguir promoviendo. Con demasiada frecuencia, personas sin ningún tipo escrúpulo usan esta frase para vender chorradas, como la última dieta detox de moda. También es utilizado con frecuencia por personas de renombre que intentan promover la importancia de dietas saludables, pero éstos deben dejar de usarla para que no se les confundan con curanderos o timadores. 

¿Qué tiene de malo pensar en la comida como medicina? Pues que así hacemos un flaco favor tanto a la comida como a la medicina.

La comida es mucho más que medicina. La comida está intrínsecamente relacionada con las interacciones humanas y la comunidad. La comida es cultura, amor y alegría. Medicalizar la comida le quita todos estos aspectos positivos. Tener una relación saludable con la comida es esencial para el bienestar de una persona, pero no porque tenga propiedades medicinales. 

La comida no es solo un combustible, es más que nutrientes y no la consumimos simplemente para reducir el riesgo de sufrir enfermedades. Considerar los alimentos como medicamentos puede llevarnos a obsesionarnos con la ingesta de macronutrientes, a divinizar o demonizar injustamente a ciertos alimentos, convirtiendo alimentarnos en un proceso triste y estresante. 

Las personas tienden a sobrevalorar el impacto inmediato de lo que están comiendo HOY, piensan que un "súper alimento" puede tener beneficios instantáneos, mientras que subestiman que una dieta es lo que consumen durante toda sus vida. Cambiar a una nueva dieta durante una semana no revertirá toda una vida de malos hábitos alimenticios. Ese cambio debe mantenerse en el tiempo para tener un efecto significativo. 

Lo que comemos en el presente tiene una pequeña y sutil influencia en nuestra salud, que se vuelve poderosa al afectarnos a lo largo de nuestra vida. Sin embargo, la dieta es solo uno de los muchos factores que influyen en nuestra salud. El medio ambiente, la actividad física y la genética también juegan un papel importante.

Por último, la gente que está completamente sana también necesita comer, por lo que la comida NO es medicina. La medicina es la práctica de mantener la salud y prevenir y tratar las enfermedades. Hago uso de la medicina cada día para mantenerme con vida. Podría comer los alimentos más sanos del mundo, pero sin la medicina, moriría de igual manera. La medicina moderna es increíble y estoy vivo y soy capaz de estar escribiendo esto que lees simplemente porque es ¡es increíble! (me siento especialmente agradecido a Frederick Banting y a Charles Best, los inventores de la insulina). 

Vivimos más que nunca y esto es gran parte debido a la salud pública y a la medicina moderna. Cuando Hipócrates supuestamente dijo que la comida es medicina, la mayoría dela gente que enfermaba de algo serio, se moría. En la Grecia antigua no sabían lo que eran las bacterias y los virus y mucha gente pensaba que las enfermedades eran castigo de los dioses. Aunque ese concepto ya está obsoleto, la filosofía de "la comida es la medicina" nos devuelve a la mentalidad de la enfermedad como castigo. Si te pones malo, es que debe saber comido los alimentos equivocados. 

Las personas que están enfermas no necesitan ese extra que culpabilidad. La noción de "comida es medicina" puede ser dañina de otra manera. A veces hay personas que renuncian a los tratamientos médicos que salvan vidas en favor de "terapias alternativas", como la dieta de los zumos y similares para curar el cáncer, por ejemplo. 

Cada vez que veo una historia sobre alguien que elige un tratamiento cuya base son alimentos o suplementos dietético, en vez de la medicina moderna, culpo a la máxima "deja que la comida sea tu medicina". La pseudociencia y la charlatanería adoran esta filosofía de "la comida es una medicina" porque les ayuda a vender sus suplementos nutricionales, libros sobre dietas y sesiones de terapia. Esta razón es suficiente para que dejemos de citar erróneamente a Hipócrates. 

La comida es comida, la medicina es medicina, y ambas son increíbles.

jueves, 7 de marzo de 2019

¿Qué hace una dietista especializada en pediatría en la comunidad?

Con motivo del #NationalNutritionMonth en Build up Dietitians estamos haciendo un especial "Carreras en Nutrición y Dietética". Aunque es España todavía no tengamos dietistas incluidos en el servicio público de salud en la mayoría de las comunidades autónomas, nunca está de más saber qué nos estamos perdiendo y qué funciones haría un dietista que cubriera el servicio de pediatría en un hospital (pero que trabajara principalmente en la "comunidad"). Para ello hemos entrevistado a Clair, Community Paediatric Dietitian en Londes).

-----

¿Que haces en un día normal en tu trabajo?

Mi función incluye la provisión dietética para niños de 0 a 18 años e incluye el seguimiento de niños con alergia a la proteína de la leche de vaca, destete, falta de crecimiento, problemas con la ingesta (fussy eating), obesidad y también el seguimiento de niños con necesidades especiales y trastornos neurológicos,niños con alimentación enteral domiciliaria (a corto y largo plazo). 


Como mi rol es en la comunidad, a menudo estoy en un lugar diferente cada día, aunque cada semana visito los mismos sitios. Esto incluye las escuelas con necesidades especiales en Londres, donde trabajo con niños, familias y personal escolar para revisar las necesidades nutricionales individuales y desarrollar planes de cuidado. Esto incluye la revisión de niños de entre 4 y 19 años que están diagnosticados con dificultades de aprendizaje profundas y múltiples, autismo, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, parálisis cerebral, Síndrome de Prader Willis, Síndrome de Down, epilepsia, aversiones a los alimentos y pacientes que requieren sonda de alimentación. 

En los colegios trabajo con un equipo multidisciplinario (MDT) que incluye pediatras, enfermeras, terapeutas del habla y del lenguaje, terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas y profesores. Un día típico en un colegio puede involucrar evaluaciones individuales, reuniones profesionales con el equipo y reuniones con niños (donde generalmente pasaría 1-2 días de mi semana laboral). 

Dentro del entorno escolar, es fundamental trabajar estrechamente con el MDT y las clases para optimizar la alimentación y apoyar las necesidades de todos los niños con necesidades especiales. Con este propósito, actualmente dirijo grupos de alimentación sensorial con nuestro equipo de terapia que incorpora la desensibilización, rutinas, jerarquías de alimentos y fomenta la progresión a través de etapas para comer. También imparto cursos de capacitación para el personal escolar y el MDT sobre el manejo nutricional de niños con necesidades complejas. 

Otra parte de mi rol incluye la cobertura de 1-2 clínicas cada semana. Mis clínicas incluyen la revisión de niños con falta de crecimiento, alergias, intolerancias, destete, alimentación por sonda, control de peso, estreñimiento, consejos de alimentación saludable y alimentación selectiva. Para ello tengo mi propia sala en la clínica, y los niños son llevados a la clínica con la familia y / o el tutor, y también reservamos citas conjuntas con otros profesionales de la salud o con un MDT más amplio cuando es necesario. 

También hago un seguimiento de los niños que tienen alimentación por sonda en sus casas y en el colegio después del alta hospitalaria. Como parte de esto, actualizo los planes de alimentación y los envío al MDT, al colegio y al médico de cabecera. Esto implica una revisión nutricional completa, cálculo nutricionales, revisión de recetas, pedidos de complementos y diferentes suplementos. Dentro de mi función también asisto regularmente a reuniones de casos de Protección Infantil (CP), a reuniones clínicas y de estrategia, reuniones del equipo de dietistas y de supervisión de estudiantes.

¿Qué necesitarías alguien que quisiera especializarse en este área? 

Necesitarías completar una licenciatura o un postgrado en Nutrición y Dietética. Para cualquier rol de dietista, necesitas habilidades de comunicación sólidas, habilidades de organización, estar comprometido con la educación continua y mantenerse al día con las nuevas evidencias y las mejores prácticas clínicas, capacidad de resolución de problemas, capacidad para gestionar una carga de trabajo grande, capacidad para trabajar en equipo y también de forma independiente e integridad. 

¿Cuáles son los mayores desafíos que te presenta tu trabajo? 

Trabajar dentro de la comunidad aunque es muy gratificante puede presentar desafíos. En primer lugar, planificar con anticipación es esencial ya que uno tiene múltiples clínicas, visitas domiciliarias y revisiones, y a menudo uno se encuentra en lugares diferentes cada día. 

Es importante tener acceso a correos electrónicos y debes organizarte para completar tus notas profesionales sobre la marcha, y también completar informes sobre la marcha y rápidamente. También tienes que estar continuamente comunicándote con otros miembros del equipo para garantizar que los planes de cuidado y las preocupaciones que puedan surgir de una visita se comuniquen al resto del equipo y se revisen.  

jueves, 17 de enero de 2019

5 simples datos sobre química que todos deberían entender antes de hablar de ciencia


Éste es un artículo original de The Logic of Science. Me ha parecido tan bien explicado, tan fácil de entender, que he decidido traducirlo para que estuviera disponible para los lectores que hablan español. El artículo original lo encontraréis aquí, y la verdad es que en general los artículos de ese blog son buenísimos. Lo encontré gracias a Build Up Dietitians en este post, grupo que posiblemente ya conozcáis ya que divulgamos artículos estupendos y basados en la evidencia científica. 

---

Una de las cosas más ridículas sobre el movimiento anti-ciencia es la cantidad de argumentos que están basados una falta de conocimiento de química a nivel de educación secundaria. 


Estos datos químicos son tan elementales y fundamentales para la ciencia que los argumentos de los anti-científicos solo pueden describirse como ignorancia voluntaria.



Estos hechos de la química son tan elementales y fundamentales para la ciencia que las posiciones de los anti-científicos solo pueden describirse como ignorancia deliberada, y estos argumentos demuestran una vez más que a pesar de todas las afirmaciones de ser "pensadores libres", los anti-científicos no son nada más que negadores de la ciencia desinformados (o malinformados). Por lo tanto, en este artículo, voy a explicar 5 datos rudimentarios sobre química que debes entender antes de que estés siquiera cualificado para tomar una decisión sobre medicamentos, vacunas, alimentos, etc.
 
1. Todo está formado por elementos químicos

Parece un concepto sencillo, pero muchas personas parecen tener problemas con ésto, así que vamos a aclararlo: toda la materia está formada por elementos químicos (excluyendo las partículas subatómicas). Tú mismo estás formado enteramente por sustancias químicas. Toda la comida (incluso la orgánica) está formada por sustancias químicas. Los remedios a base de plantas están formados por sustancias químicas, etc. Así que, cuando alguien dice algo como “Yo no uso vacunas porque no quiero que inyecten sustancias químicas en mi hijo”, demuestran cómo de desinformados están, y puedes estar absolutamente seguro de que no saben de lo que están hablando, ya que toda la materia está formada por sustancias químicas.
 
Un estilo de vida “sin sustancias químicas” es completamente imposible. Solo puedes sobrevivir sin elementos químicos durante uno o dos minutos, ya que te ahogarías por la falta de oxígeno. Ahora mismo estás respirando dióxido (también conocido como oxígeno) y tu cuerpo está usando esta sustancia química como receptor de electrones para un proceso conocido como respiración celular. Este proceso coge los carbohidratos como la glucosa (que es una sustancia química) de tus alimentos y los descompone para liberar dióxido de carbono (una sustancia química), agua (también una sustancia química) y energía almacenada en las moléculas de adenosina trifosfato (ATP) (sustancias químicas también), y es el ATP el que da energía a tu cuerpo. Este proceso también involucra numerosas enzimas y receptores de electrones, como acetil coenzima A y nicotina adenina dinucleótido (NADH), todos los cuales son sustancias químicas. ¿Ves a donde quiero llegar? Tú mismo eres una máquina bioquímica y cada cosa que haces es impulsada por reacciones químicas dentro de tu cuerpo. Incluso solo leer este artículo está causando varias reacciones químicas dentro de tu sistema nervioso que te están permitiendo procesar la información. Así que no hay razón para temer a las sustancias químicas. Tú y todo lo demás en este planeta estáis formados por sustancias químicas y morirías rápidamente sin ellos.

También vale la pena señalar que la longitud del nombre de un producto químico no indica cómo de tóxico es. Internet está lleno de tácticas para crear miedo y de alarmismo sobre los productos químicos con nombres que suenan terroríficos. Por ejemplo, Vani Hari (también conocida como The Food Babe) es famosa por proclamar que no debes comer nada que no puedas pronunciar o deletrear. Evidentemente esto es absurdo. Por ejemplo, considera los siguientes químicos: retinal, cianocobalamina, ácido ascórbico y colecalciferol. Después de haber enseñado biología en la universidad y haber escuchado a mis estudiantes destrozar palabras científicas, puedo afirmar con seguridad que habría una gran cantidad de personas a las que pronunciarlas les costaría trabajo, y muchas de ellas probablemente se asustarían con cosas como el ácido ascórbico, que suena como si fuera mala para ti. En realidad, son simplemente los nombres químicos de las vitaminas A, B, C y D. Del mismo modo, todos los seres vivos contienen ADN y, como resultado, prácticamente todos los alimentos contienen ADN, pero el ADN se llama en realidad ácido desoxirribonucleico. Nuevamente, es un nombre largo y difícil de pronunciar, y suena mal porque es un ácido, pero es esencial para la vida y está en casi todos los alimentos. Es ingenuo e infantil basar tu dieta o tus creencias en medicina en tu capacidad de pronunciación.

2. La dosis hace el veneno

No existe una sustancia química tóxica, solo hay dosis tóxicas. Permíteme que te lo diga una vez más: prácticamente todos los productos químicos son seguros en una dosis suficientemente baja, y esencialmente todos los productos químicos son tóxicos en una dosis suficientemente alta.  

Este es un hecho fundamental que las personas del movimiento anti-ciencia ignoran rutinariamente. Vani Hari es conocida por rechazar esto al hacer afirmaciones como: "simplemente no hay un nivel aceptable de ingesta para ningún producto químico, nunca". 

La realidad es bastante diferente. Por ejemplo, todos los que están leyendo este artículo  ahora mismo tienen mercurio, arsénico, cianuro, formaldehído, aluminio, plomo y una gran cantidad de otros químicos "tóxicos" en su cuerpo. Además, tendrías esos productos químicos incluso si hubieras pasado toda tu vida a cientos de kilómetros de cualquier otra persona, comiendo únicamente alimentos orgánicos que tú mismo cultivaste, y sin haber usado nunca productos farmacéuticos o vacunas, etc. Estos son productos químicos que normalmente se encuentran en nuestro medio ambiente y que asimilamos  a través de nuestra comida, agua, etc. Algunos de estos (como el formaldehído) incluso son producidos por nuestros cuerpos. Incluso químicos radioactivos como el uranio están a menudo presentes. Así que obviamente hay niveles seguros de químicos "tóxicos" ya que todos nosotros los tenemos en nuestro cuerpo de forma normal. De la manera contraria, los productos químicos "seguros", como el agua, son tóxicos en dosis suficientemente altas. De hecho, existe gente que ha tenido una sobredosis de agua. Para ser claros, no se ahogaron, sobredosificaron. El agua es realmente peligrosa para tu cuerpo a niveles suficientemente altos.

Esto es extremadamente importante. Ningún producto químico es completamente seguro o completamente peligroso. Por lo que, la próxima vez que alguien intente asustarte con lo de “las sustancias químicas" en tu comida, medicamentos, vacunas, detergentes, etc., pídele dos datos:

¿Cuál es la dosis tóxica en humanos?
¿Cuál es la dosis en el producto en cuestión?


Estos dos datos son cruciales para evaluar la seguridad del producto. Simplemente no se puede saber si ese químico es peligroso sin saber la dosis en el producto y la dosis a la que se vuelve tóxico. Por lo que, si tu amigo, bloguero, etc. no puede responder a esas dos preguntas, entonces ha mostrado inequívocamente que no ha hecho sus deberes y que no sabe de qué está hablando; por lo tanto, no debes escucharle. De hecho, una gran cantidad de argumentos en contra de la ciencia se desmoronan cuando te das cuenta de que la dosis produce el veneno. Por ejemplo, todos sin duda hemos escuchado a las personas hablar sobre las "toxinas" en las vacunas, pero la realidad es que los productos químicos supuestamente tóxicos en las vacunas están presentes en dosis completamente seguras y, por lo tanto, son totalmente seguros.


3. No existe ninguna diferencia entre las versiones “natural” y “sintética “de una sustancia química.

Con frecuencia escucho a la gente decir que los químicos “sintéticos” (es decir, aquellos creados en un laboratorio) no son tan buenos como los “naturales”. En realidad ésto es un malentendido de LITERALMENTE el concepto más fundamental de la química. La unidad más básica de la materia es el átomo (una vez más, excluyendo las partículas subatómicas) y hay varios tipos distintos de átomos, conocidos como elementos. Combinamos estos elementos para constituir diferentes moléculas y la combinación de estos elementos establece las propiedades de estas moléculas. El proceso por el cual estos procesos se combinan es completa y totalmente irrelevante en términos de cómo se comporta finalmente esa molécula.  

Por ejemplo, el agua (también conocido por monóxido de dihidrógeno) consta de tres átomos: 2 hidrógenos y 1 oxígeno (el hidrógeno y el oxígeno son ambos elementos). Hay literalmente miles de reacciones químicas diferentes que producirán agua. En otras palabras, podemos hacer agua de miles de formas diferentes, pero el agua siempre se comporta exactamente de la misma manera, no importa cómo se forme, porque siempre estará formada por los mismos tres átomos. Es decir, que dado un vial de agua pura, no hay un químico en el mundo que pueda decirte cómo se produjo esa agua, porque sería completamente idéntica a todas las demás aguas del planeta. Por lo tanto, mientras la estructura química sea la misma, no importa si la sustancia química se extrajo de una planta o se sintetizó en un laboratorio.
 
4.   Las sustancias químicas “naturales” no son automáticamente buenas ni las “artificiales” malas. 

A menudo me encuentro con personas que afirman estar de acuerdo con todo lo que he dicho hasta ahora, pero siguen insistiendo en que los químicos "artificiales" (también conocidos como químicos que simplemente no se encuentran en la naturaleza) son malos para nosotros y no deben consumirse ni inyectarse. , etc. Ésto presenta varios problemas críticos. En primer lugar, recuerda que todos los productos químicos son peligrosos a dosis suficientemente altas y seguros a dosis suficientemente bajas. Eso es cierto tanto para los productos químicos artificiales como para los productos químicos naturales. Segundo, esta afirmación no es más que la falacia de la naturaleza. La naturaleza está llena de productos químicos como el cianuro y el arsénico que son peligrosos a cualquier dosis que no sea muy baja, por lo que no hay razón para pensar que la "naturalidad" de un producto químico es un indicador de su estado saludable.

Además, recuerde que los productos químicos no son más que disposiciones de elementos. No hay absolutamente ninguna razón para pensar que la naturaleza haya producido todas las mejores combinaciones o disposiciones o que seamos incapaces de hacer una combinación que sea segura o incluso mejor que la que produjo la naturaleza. 

Constantemente escucho a la gente decir que no podemos mejorar a la naturaleza, pero es una afirmación completamente absurda e insostenible, y desafiaría a cualquiera a que me ofrezca un silogismo lógico que lo respalde. Piensa en esto un minuto, considera que deberían evitarse los productos químicos artificiales e intenta defender esta posición. Pregúntate a ti mismo por qué piensas eso. ¿Me puede dar alguna razón para pensar que son malas, además de simplemente porque no son naturales (lo que acabamos de establecer es una falacia)?


5.   Las propiedades de un producto químico están determinadas por los otros productos químicos a los que está unido.

Los compuestos químicos se fabrican combinando diferentes elementos o incluso moléculas y el producto final puede no comportarse de la misma manera que todas sus partes individuales. El cloruro de sodio es un ejemplo clásico de este concepto. El sodio es extremadamente reactivo y literalmente explotará si entra en contacto con el agua; el cloro es muy tóxico a cualquier dosis que no sea una dosis extremadamente baja. Sin embargo, cuando los combinamos obtenemos cloruro de sodio, mejor conocido como sal de mesa. 

Ten en cuenta que la sal de mesa no tiene las propiedades del sodio o del cloro. No explota cuando entra en contacto con el agua y no te envenenas con cloro al tomarlo, sin importar cuánto tomes. La combinación de estos dos elementos ha cambiado sus propiedades y sería absurdo decir que "la sal es peligrosa porque contiene sodio". El sodio en la sal ya no se comporta como el sodio porque está unido al cloro. Por lo tanto, cuando escuches una afirmación de que algo contiene un químico peligroso, asegúrate de que esa sustancia química no esté ligada a algo que la haga segura.  El timerosal en las vacunas es un excelente ejemplo de lo poco que los anti-científicos realmente entienden sobre la química. 

Sin ninguna duda habrás escuchado que las vacunas son peligrosas porque contienen mercurio y que el mercurio es tóxico. Ignorando el hecho de que en la actualidad solo ciertos tipos de vacunas contra la gripe contienen mercurio y el hecho de que el mercurio está presente en dosis muy bajas, existe otro problema grave aquí. El mercurio en las vacunas se encuentra en una forma conocida como timerosal. El timerosal es mercurio unido a un grupo etilo, por lo que es etilmercurio. El mercurio que causa el envenenamiento (es decir, la forma que se acumula en los mariscos) es el mercurio unido a un grupo metilo (es decir, metil mercurio). El etil y el metil mercurio no son lo mismo. No se comportan de la misma manera. Al igual que las propiedades del sodio fueron cambiadas por el cloro, las propiedades del mercurio fueron cambiadas por el grupo etilo. Afirmar que "el mercurio es peligroso y las vacunas contienen mercurio, por lo tanto, las vacunas son peligrosas" no es diferente de afirmar que "el sodio es peligroso y la sal contiene sodio, por lo tanto, la sal es peligrosa".