Mostrando entradas con la etiqueta Dietista Hospitalari@. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Dietista Hospitalari@. Mostrar todas las entradas

miércoles, 13 de noviembre de 2019

Interpretación del perfil lipídico

Una de las tareas del dietista es la de interpretar los análisis de sangre relevantes. Uno de los más frecuentes que nos vamos a encontrar es el del perfil lipídico. 
Éste normalmente consistirá en colesterol total, triglicéridos, colesterol HDL, LDL, no HDL, y riesgo lipídico.

El colesterol total, como su nombre indica, consiste en el colesterol que se encuentra en la sangre. Este número debe valorarse según el riesgo cardiovascular del paciente. Por ejemplo, un paciente que ha tenido un infarto no tiene los mismos objetivos de colesterol total que una persona que no lo ha tenido. Dependiendo del laboratorio, suele andar por los 200mg/dl, pero una vez más, depende del riesgo cardiovascular individual. Los valores de colesterol total no se encuentran afectados por la ingesta inmediata, por lo que serán válidos aunque el paciente no se hiciera los análisis en ayunas. Sin embargo, cambios en la dieta más a largo plazo sí que tendrán efecto sobre los valores de colesterol total, así como medirlo cuando el paciente tiene una enfermedad agudizada , ya que una estado inflamatorio y una ingesta reducida harán que los valores sean anormalmente bajos. Cuando más grave sea la enfermedad, más reducidos podrían estar los valores de colesterol total. Un valor de colesterol total más bajo de lo normal en un paciente que se encuentra bien y no está enfermo ni toma medicación para reducir el colesterol podría padecer hipocolesterolemia hereditaria.

HLD
Es una lipoproteína muy importante para evaluar el riesgo cardiovascular. Un valor bajo es característico del síndrome metabólico y las causas pueden ser variadas: obesidad, diabetes, hipertrigliceridemia, etc. Este resultado tampoco está afectado por la ingesta inmediata, por lo que nos vale si el paciente no está en ayunas. Es importante señalar que un valor alto de HLD no está relacionado con enfermedad cardiovascular. 

Colesterol no HDL
Este valor se obtiene restando al colesterol total la fracción de HDL y nos muestra la cantidad de colesterol que contienen otras partículas distintas al HDL. La mayoría está contenido en LDL, pero otra parte puede estar contenida en otras lipoproteínas que pueden ser aterogénicas. En 2014, las guías NICE recomendaban mediar el colesterol no HLD para monitorizar pacientes en tratamiento con estatinas, con un objetivo de reducción del 40%.

Triglicéridos
La hipertrigliceridemia es una factor importante para la evaluación del riesgo cardiovascular. Si el nivel de triglicéridos es muy elevado, existe el riesgo de desarrollar pancreatitis aguda. Cuanto mayor el nivel, mayor el riesgo (1). Para medir los triglicéridos sí que es importante encontrarse en ayunas. Hay que tener en cuenta que las estatinas (la medicación típicamente usada para disminuir el LDL, generalmente no tiene efectos sobre los triglicéridos). 

LDL 
En general, el LDL es útil cuando estamos monitorizando la evolución de pacientes como hipercolesterolemia familiar. La mayor parte del colesterol total está formado por LDL, así que cuando el colesterol total disminuye, el LDL le acompaña, y generalmente por las mismas razones, como un cambio de peso por una mejora en la dieta. El LDL es calculado en laboratorio usando la fórmula de Friedewald, que tiene en cuenta el colesterol total, el HLD y los triglicéridos. Como decíamos antes, al ser importante que el paciente esté en ayunas para medir los triglicéridos, el resultado de LDL no nos valdría si éste no es el caso. 

Finalmente, en la mayoría de los análisis ahora nos encontramos con el Índice de Riesgo aterogénico, que no es más que el colesterol total, dividido por el HDL. Lo normal es tenerlo por debajo de 4, y por encima significa riesgo aumentado de padecer enfermedad cardiovascular, aunque para la evaluación de éste está más aceptado la herramienta Qrisk (2).

Referencias
1. Berglund L, Brunzell JD, Goldberg AC, et al. Evaluation and treatment of hypertriglyceridemia: an Endocrine Society clinical practice guideline [published correction appears in J Clin Endocrinol Metab. 2015 Dec;100(12):4685]. J Clin Endocrinol Metab. 2012;97(9):2969–2989. doi:10.1210/jc.2011-3213

2. Qrisk. www.QRisk.org

miércoles, 10 de abril de 2019

Probióticos: ¿sí o no?

El acceso a y uso de probióticos está cada vez más extendido. No solo se venden como suplementos en las farmacias, si no que también lo vemos anunciado en variedad de productos como yogures, té kombucha, miso, kéfir, etc.
Imagen de Bruno Glätsch en Pixabay 

Para aquellos que no sepan de lo que estoy hablando, los probióticos son microorganismos vivos que pueden, potencialmente, aportar beneficios para la salud de aquellos que los consumen (1). Según la Organización Mundial de Gastroenterología, estrictamente hablando, solo se les debería llamar probióticos a aquellos productos que han demostrado, en estudios, producir este efecto beneficioso. 

En general, se supone que al introducir especies de bacterias beneficiosas para el organismo, nos podríamos beneficiar de, por ejemplo, menor incidencia de diarrea tras el uso de antibióticos, ya que éstos matarían tanto a las bacterias dañinas como a las "buenas" que tenemos en el intestino. Sobre el papel tiene sentido, pero en la realidad no ha habido tanto éxito aplicándolo. Por ejemplo, hay estudios (2) que no han encontrado un efecto consistente tras el consumo de yogur para prevenir la diarrea asociada al consumo de antibióticos, e incluso este estudio (3) mostró cómo algunas personas suplementadas con probióticos presentaban un retraso en la recuperación de la flora intestinal tras el uso de antibióticos, comparados con aquellos que tomaron un placebo. Curiosamente, lo que sí que demostró tener un efecto positivo fue el transplante fecal autólogo, que es básicamente la reintroducción de las heces del paciente en sí mismo. 

También se ha sugerido que los probióticos estimulan, modulan y regulan la respuesta inmunitaria del huésped (4) y que podrían jugar un papel importante en la regulación de la inflamación en enfermedades inflamatorias intestinales (5). Incluso jugaría un papel importante en la dermatitis atópica (6).

Sin embargo, existen varios "problemillas" con los probióticos. Para empezar, al ser un suplemento alimentario, no está regulado de la misma manera que los medicamentos, con lo que podría contener especies de bacterias que "no nos interesan" y que podrían ser dañinas (7). También ha habido casos en los que los efectos asociados a estos "suplementos" o probióticos no han podido demostrarse cuando se le ha pedido a la compañía en cuestión que presente los hallazgos o las pruebas que demuestran que en realidad sí que se produce un efecto beneficioso. Este es el caso del Activia de Danone o del L.Casei (8). Básicamente le vinieron a decir a Danone que hasta que no pruebe que el activia te regula el tránsito intestinal y que el Actimel te protege de resfriados (por los probióticos que contiene), pues que no puede decir que sus productos te curan nada de nada. También existe el problema de que el probiótico tiene que atravesar en estómago, con sus ácidos gástricos correspondientes, con lo que las cepas tienen que estar protegidas de tal manera que consigan llegar al intestino. Y luego, una vez allí, tienen que sobrevivir y colonizarlo. 

Y la realidad es que, ahora mismo, no hay suficientes estudios que garanticen que a nivel poblacional sea beneficioso el uso indiscriminado de probióticos. De hecho, hace tan solo unos días, se ha presentado en la reunión anual del American Association for Cancer Research, un abstract que mostraba como en pacientes con melanoma, tomar suplementos probióticos se asociaba con una posibilidad 70% menor de respuesta al tratamiento de inmunoterapia contra ciertos tipos de cáncer. 

La flora intestinal es muy personal, y cada uno tenemos diferentes microorganismos que pueden responder de manera distinta a la suplementación con probióticos. Sí que es un área que promete y que creo que va a tener mucha importancia en los próximos años, aunque los datos parecen apuntar a que los probióticos deberán ser diseñados de forma personal, y que no va a ser algo de que "un probiótico nos vale a todos para todo". También los transplantes fecales (que ya se realizan en España) están cobrando más importancia, ya que en vez de introducir un número limitado de especies, estamos introduciendo un ecosistema completo. 

También mencionar que aunque sí que se ha demostrado su eficacia en casos aislados (9),  existe mucha publicidad dudosa al respecto, como el Probiota Histaminx, cuyos estudios asociados a la eficacia no he conseguido encontrar, cepas de probióticos de farmacia como Lactibiane, que tampoco tiene estudios para demostrar la eficacia (en su estudio no consiguieron probar eficacia en aliviar los síntomas del Intestino Irritable (10): Lactibiane Référence was not superior to the placebo in relieving symptoms of IBS (42.6 % vs 42.3 % improvement).

Muchos de estos probióticos parece que podrían tener efecto. Sin embargo nos hemos liado a crear productos con probióticos sin todavía entender completamente el mecanismo de actuación ni tampoco la complejidad del microbioma intestinal.

Lo cierto es que se necesitan muchos más estudios para conocer qué bacterias, qué cepas dentro de esas bacterias, en qué cantidades, durante cuando tiempo y para qué condiciones/enfermedades los deberíamos tomar. Y, aunque el consejo general solía ser "bueno, tómatelo, daño no te va a hacer y a lo mejor te va bien", cada vez hay más evidencia disponible de que no es cierto y sí podría tener un efecto nocivo.

Parece que además de probióticos y prebióticos hay un tercero que se ha unido a la fiesta, los postbioticos, pero ya hablaremos de ellos más adelante. 


Referencias
1. http://www.worldgastroenterology.org/guidelines/global-guidelines/probiotics-and-prebiotics
2. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0899900714005139?via%3Dihub
3. https://www.cell.com/cell/fulltext/S0092-8674(18)31108-5
4. https://genomemedicine.biomedcentral.com/articles/10.1186/s13073-016-0300-5
5. http://www.jimmunol.org/content/196/10/4311.short
6. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29117309
7.https://www.consumerreports.org/vitamins-supplements/supplements-can-make-you-sick/
8. https://www.ftc.gov/news-events/press-releases/2010/12/dannon-agrees-drop-exaggerated-health-claims-activia-yogurt
9.https://www.nature.com/articles/nature23480
10. https://www.medecine-nutrition.org/articles/mnut/abs/2007/04/mnut2007434p157/mnut2007434p157.html






viernes, 5 de abril de 2019

No, we don’t need to talk about thin privilege

 Update: I have modified slightly my opinion on the term thin privilege which can be read here

This is an opinion piece by Wayne Bradley and does not reflect anybody else's views associated with this blog.

Recently I found myself in a debate with fellow nutritionists and dietitians on the Build Up Dietitians Facebook page regarding the concept of thin privilege. Thin privilege is as follows, we “thin” people live in a world where we don’t experience the stigma and prejudices that overweight people experience. We can find clothes easily, we don’t get stared at when we eat in public and so on. 

Ok, so far so good, nobody would argue with that fact. But I have several issues with labelling it “thin privilege”, firstly the word privilege and the tone of the articles I have read regarding this topic indicate that being thin, or “skinny” which gets thrown around lightly but no-one will dare say fat, is something that has been gifted to us, we haven’t earned it and we should thank our lucky stars that we’re in this position. 
Most people, especially those in the health & nutrition industry know only too well how hard maintaining/losing weight is and to hint that normal weight people are somehow blessed or “privileged” is quite insulting, but sadly nothing new. Now of course because I said I eat well and do a lot of exercise that also means I think every large person is bone idle and just eats pizzas all day long! No, it doesn’t! It means making ANY assumption about a person’s body shape is wrong. 

I feel very proud of myself when I see those scales going down, or when I get up 8am on a Sunday to go riding even though the sun is shining and I’d much rather have a few beers with my wife and friends. To suggest I should somehow feel privileged for that completely undermines the hard work and effort I (or anyone) does to maintain their healthy lifestyle. That doesn’t make me unaware of the battles large people go through, in fact, what I do with my life has nothing to do with what my patients do with theirs, which leads me on to my second issue.  

My second issue is also to do with the term “thin privilege”. It is a nonsense term and completely unnecessary. When our patients come to visit us, they will discuss with us the problems they face, not only with their food choices but with self -esteem, health issues and so on. We will listen to them and if we do not share the same problems we will use empathy to understand them and guide our patients through their journey. 
We already have the word, it is empathy, we do not need a new Insta-trendy, buzzword. If as a healthcare professional you are unable to empathise with your patients then may I suggest a career change? Politics perhaps. 

To repeat a previous point, what I do with my life has no bearing on my patient's lives and has no place in a consultation. They are there to talk about their lives not mine. If the boot was on the other foot and my coach was "acknowledging" their superior athletic ability or shall we say "athletic privilege", I would feel extremely patronised and would probably sever ties with that coach very quickly. 

Perhaps I am being too pedantic around terminologies and the use of words. However, I worry that we are going down a particular path where we will not be able to openly discuss weight, obesity and it's related health problems. Body size and shape should not be attributed to attractiveness, I will vigorously defend that there is not one "perfect" type of body in terms of what is "hot" or "sexy". We all have our own tastes and that is what makes the human race so amazing! However, obesity is not healthy, it just isn't. Many co-morbidities exist with obesity, we all know it and not discussing them does not make them go away. 

Saying "you're fat therefore ugly" is disgusting and should be stamped out immediately. But saying "you are overweight and need to make a change to improve your life" is not the same thing and should be what we are saying, but I fear we are becoming too scared of being labelled as "fat shamers". 

To repeat, I acknowledge that larger people have a tough time in regards to the society we live in, but as nutritionists/dietitians we are there to help them and we owe it to them to be honest. What use is saying "yeah I know I'm thin and my life is easier than yours"? 

During the debate, the topic of the genetic influence on body weight continued to appear, while it was beside my original point I will address it here.Yes genetics plays a large role in a person's size. The size of that role varies. However, does that mean we all just give up and say "its the genetics"? Because if that is the case then dietetics is dead!! I don't believe that is the case, some of us have been dealt a good hand in genetics, some haven't. That doesn't mean we can't make the best with what we've got. We can still strive to be the best version of ourselves and I strongly believe that externalising ourselves to the genetically thin and fat does us all a huge disservice. 

Wayne Bradley BSc (hons) MSc PG cert

jueves, 7 de marzo de 2019

¿Qué hace una dietista especializada en pediatría en la comunidad?

Con motivo del #NationalNutritionMonth en Build up Dietitians estamos haciendo un especial "Carreras en Nutrición y Dietética". Aunque es España todavía no tengamos dietistas incluidos en el servicio público de salud en la mayoría de las comunidades autónomas, nunca está de más saber qué nos estamos perdiendo y qué funciones haría un dietista que cubriera el servicio de pediatría en un hospital (pero que trabajara principalmente en la "comunidad"). Para ello hemos entrevistado a Clair, Community Paediatric Dietitian en Londes).

-----

¿Que haces en un día normal en tu trabajo?

Mi función incluye la provisión dietética para niños de 0 a 18 años e incluye el seguimiento de niños con alergia a la proteína de la leche de vaca, destete, falta de crecimiento, problemas con la ingesta (fussy eating), obesidad y también el seguimiento de niños con necesidades especiales y trastornos neurológicos,niños con alimentación enteral domiciliaria (a corto y largo plazo). 


Como mi rol es en la comunidad, a menudo estoy en un lugar diferente cada día, aunque cada semana visito los mismos sitios. Esto incluye las escuelas con necesidades especiales en Londres, donde trabajo con niños, familias y personal escolar para revisar las necesidades nutricionales individuales y desarrollar planes de cuidado. Esto incluye la revisión de niños de entre 4 y 19 años que están diagnosticados con dificultades de aprendizaje profundas y múltiples, autismo, trastorno por déficit de atención e hiperactividad, parálisis cerebral, Síndrome de Prader Willis, Síndrome de Down, epilepsia, aversiones a los alimentos y pacientes que requieren sonda de alimentación. 

En los colegios trabajo con un equipo multidisciplinario (MDT) que incluye pediatras, enfermeras, terapeutas del habla y del lenguaje, terapeutas ocupacionales y fisioterapeutas y profesores. Un día típico en un colegio puede involucrar evaluaciones individuales, reuniones profesionales con el equipo y reuniones con niños (donde generalmente pasaría 1-2 días de mi semana laboral). 

Dentro del entorno escolar, es fundamental trabajar estrechamente con el MDT y las clases para optimizar la alimentación y apoyar las necesidades de todos los niños con necesidades especiales. Con este propósito, actualmente dirijo grupos de alimentación sensorial con nuestro equipo de terapia que incorpora la desensibilización, rutinas, jerarquías de alimentos y fomenta la progresión a través de etapas para comer. También imparto cursos de capacitación para el personal escolar y el MDT sobre el manejo nutricional de niños con necesidades complejas. 

Otra parte de mi rol incluye la cobertura de 1-2 clínicas cada semana. Mis clínicas incluyen la revisión de niños con falta de crecimiento, alergias, intolerancias, destete, alimentación por sonda, control de peso, estreñimiento, consejos de alimentación saludable y alimentación selectiva. Para ello tengo mi propia sala en la clínica, y los niños son llevados a la clínica con la familia y / o el tutor, y también reservamos citas conjuntas con otros profesionales de la salud o con un MDT más amplio cuando es necesario. 

También hago un seguimiento de los niños que tienen alimentación por sonda en sus casas y en el colegio después del alta hospitalaria. Como parte de esto, actualizo los planes de alimentación y los envío al MDT, al colegio y al médico de cabecera. Esto implica una revisión nutricional completa, cálculo nutricionales, revisión de recetas, pedidos de complementos y diferentes suplementos. Dentro de mi función también asisto regularmente a reuniones de casos de Protección Infantil (CP), a reuniones clínicas y de estrategia, reuniones del equipo de dietistas y de supervisión de estudiantes.

¿Qué necesitarías alguien que quisiera especializarse en este área? 

Necesitarías completar una licenciatura o un postgrado en Nutrición y Dietética. Para cualquier rol de dietista, necesitas habilidades de comunicación sólidas, habilidades de organización, estar comprometido con la educación continua y mantenerse al día con las nuevas evidencias y las mejores prácticas clínicas, capacidad de resolución de problemas, capacidad para gestionar una carga de trabajo grande, capacidad para trabajar en equipo y también de forma independiente e integridad. 

¿Cuáles son los mayores desafíos que te presenta tu trabajo? 

Trabajar dentro de la comunidad aunque es muy gratificante puede presentar desafíos. En primer lugar, planificar con anticipación es esencial ya que uno tiene múltiples clínicas, visitas domiciliarias y revisiones, y a menudo uno se encuentra en lugares diferentes cada día. 

Es importante tener acceso a correos electrónicos y debes organizarte para completar tus notas profesionales sobre la marcha, y también completar informes sobre la marcha y rápidamente. También tienes que estar continuamente comunicándote con otros miembros del equipo para garantizar que los planes de cuidado y las preocupaciones que puedan surgir de una visita se comuniquen al resto del equipo y se revisen.  

miércoles, 24 de octubre de 2018

El Instituto flamenco nos trae una nueva pirámide saludable

Desde el Instituto Flamenco de Vida Saludable nos traen una nueva idea de pirámide saludable, traducida por Sinazucar.org.
 
Para aquellos interesados, al final pongo el pdf con la info en inglés y el artículo de Juan Revenga que se ha hecho eco desde hallazgo y el enlace a la foto/pdf traducido al español por SinAzucar.org.

¿Cómo seguir la pirámide?

Fuente: SinAzucar.org
  • Come, en proporción, más alimentos derivados de plantas que de animales.
  • Evita la comida ultraprocesada tanto como te sea posible.
  • No malgastes la comida.
¿Qué es mejor comer?
  1. Convierte los alimentos derivados de plantas la base de cada comida. Come una gran variedad de verduras, frutas, alimentos integrales y legumbres. Acompáñalos de pequeñas cantidades de nueves, semillas y aceites vegetales.
  2. Limita tu ingesta de productos animales. No hay necesidad de eliminar completamente la carne, el queso u otros productos de tu menú. Pero sí que debes reducir la cantidad.  
  3. Bebe agua. Es la mejor bebida cuando tienes sed. 
  4. Evita los ultraprocesados: caramelos, chuches, galletas, patatas fritas, refrescos, vino, cerveza. ¿Qué están buenos?  Quizás. Pero los comemos por placer. Estos productos contienen montones de harinas refinadas, azúcar, grasa, sal y alcohol.
  5. Varía tu dieta, que no sea aburrida.
  6.  Come en un horario regular y acompañado
  7. Come conscientemente y con moderación
  8. Transforma tu ambiente. Cambia tu entorno para que la elección saludable esté frente a ti. Por ejemplo, deja la fruta visible en la cocina y no tengas dulces ni galletas en el coche o en la de oficina.
  9. Poco a poco. No todo va a cambiar en un día, tienes que ir poco a poco pero siempre mantener tus metas en la cabeza.
  10. Disfruta lo que comes!!
 
https://juanrevenga.com/2017/10/una-nueva-y-buena-forma-de-reinterpretar-una-piramide-de-los-alimentos/ 

https://www.gezondleven.be/files/voeding/Healthy-Living-2017-Food-Triangle.pdf
https://www.gezondleven.be/files/voeding/Healthy-Living-2017-Food-Triangle-en-PA-Triangle-how-and-why.pdf

Foto traducida por SinAzucar.org, que se puede descargar desde su Dropbox https://www.dropbox.com/s/u1pduwfmxj860pt/trianguloNutricion.pdf

viernes, 20 de julio de 2018

Exámen físico en nutrición

Aunque en España no se enseñe a practicar un exámen físico al paciente de forma rutinaria (o al menos no se enseñaba allá por 2004) es un paso fundamental para evaluar el estado nutricional de nuestros pacientes, sobre todo si nos dedicamos a la rama clínica de la nutrición.

Ya tocamos el tema en este post, pero hace poco he encontrado un vídeo en el que lo explican maravillosamente bien, y aunque no nos lo hayan enseñado en la uni, deberíamos incoporarlo a nuestra práctica clínica sí o sí.

En la evaluación del nuestros pacientes no debemos asustarnos de tocarlos, ya que palpar y presionar puede darnos información clave que no se observa a simple vista. 


https://www.youtube.com/watch?v=6ny2FLW_Z3o

lunes, 25 de junio de 2018

Gluten Sensitivity: Does it really exist?

In previous articles we have explained the difference between coeliac disease, wheat allergy and a third condition known as Non-Coeliac Gluten Sensitivity (NCGS). To briefly recap, as the name suggests, NCGS appears to be a condition where people who are neither coeliac nor allergic to wheat still report symptoms of bloating, loose stools etc. when consuming gluten containing foods. The mechanisms behind the condition are unclear, the immune system doesn’t appear to be involved but some researchers have suggested that NCGS may be a step along the path towards coeliac disease (1). Whilst we were completing the Monash FODMAP course another possible explanation was put forward to explain why people who have no immunological response to gluten still report gastrointestinal issues when eating gluten containing foods. What was interesting was that the explanation called into question the very existence of the condition of NCGS.
In recent years gluten free eating has become very popular and lots of pseudo-conditions are attributed to gluten. Although NCGS isn’t what we would call a pseudo-condition it has been proposed that it might be part of IBS and the culprit isn’t gluten after all. 

Fructans are chains of varying length of the sugar fructose, they are universally malabsorbed because we do not have the required enzyme in our body to break the chains into smaller fructose units. This leads to the fructans passing to the large intestine where they are fermented by the resident bacteria. This fermentation and the resulting gas production is usually well tolerated by non-IBS people but people with IBS tend to be highly sensitive to the fermentation of fructans and experience painful bloating and bowel distention. Foods that contain fructans are vegetables such as onion and garlic and of course wheat.
Monash University state that there is a lack of evidence that has managed to separate the effects of gluten from fructans so it is unclear which food component they are reacting to. Therefore, they do not recognise NCGS as a condition in itself and propose that people who report problems with gluten may in fact be IBS sufferers reacting to the fructans in wheat (2).
Now, this all sounds well and good, people can now relax and realise they weren’t sensitive to gluten after all. However, the problem lies in the practicality of it all. Finding a food that contains gluten but no fructans is virtually impossible, the only one we have found so far is sourdough bread or “masa madre” as it’s known here in Spain. During the fermentation process of sourdough bread, microorganisms such as Lactobacilli feed on the fructans and reduce their content in the finished product. The end result is that people who previously thought they were gluten-sensitive could enjoy sourdough bread, providing coeliac disease has been correctly excluded.

In conclusion, it appears that there is a lack of strong evidence to declare that NCGS is a condition in itself and people who report symptoms may be in fact IBS sufferers who are particularly sensitive to fructans. Aside from wheat, people who suspect they may fall into this category also need to keep in mind, onion, garlic, leeks and chickpeas.
For any more information on IBS or the Low FODMAP diet please get in touch via info@gabinetederueda.es

References 
1. Francavilla MD, et al. 2014, Clinical, Serologic and Histologic Features of Gluten Sensitivity in Children. The Journal of Paediatrics; 164: 463-7

2. https://www.monashfodmap.com/blog/the-truth-behind-non-celiac-gluten/ 



jueves, 16 de noviembre de 2017

La vitamina del sol

Seguro que todos hemos oído hablar de la vitamina D. Nuestro cuerpo la fabrica cuando exponemos nuestra piel directamente a la luz solar, fuera de casa y sin crema protectora, durante unos 10-15 minutos, al menos los brazos. Tenemos que tener cuidado de no quemarnos y ¡de no exponernos más de este tiempo sin crema solar! 

También podemos obtener Vitamina D a partir de ciertos alimentos como pescado azul, carne roja, hígado, huevo y alimentos enriquecidos como la leche, pero en cantidades tan bajas que la luz solar se ha convertido en nuestra principal fuente para llegar a las cantidades adecuadas.

La vitamina D, además de ayudarnos a absorber calcio para mantener unos huesos y dientes fuertes, fortalece el sistema inmunitario, participa en el desarrollo del cerebro y en la función muscular y cardíaca. También parece que juega un papel importante en la prevención de caídas en ancianos (1) y el la aparición del Alzheimer (2). 

Varios factores ambientales, como la latitud o las condiciones meteorológicas, determinan si el sol puede estimular la conversión en la piel de 7-dehidrocolesterol a pre-colecalciferol. Los atributos personales, como la pigmentación de la piel, edad, vestimenta, protector solar, entorno de trabajo y la actividad física también pueden dificultar la síntesis de vitamina D.

Por lo general, en España, tendemos a no preocuparnos de la vitamina D, ya que difícilmente podemos encontrar un país en Europa tan soleado como el nuestro! Pero la realidad es que la deficiencia de Vitamina D que se extiende por nuestros países vecinos también nos afecta a nosotros. Varios estudios han presentado datos que demuestran que en España tenemos alrededor de un 33% de deficiencia de vitamina D (3, 4, 5). 

Existe en la actualidad el Projecto ODIN, que aspira a poder enriquecer los alimentos de uso diario con vitamina D para asegurar un aporte satisfactorio en la población. En ODIN defienden que suplementar la dieta con pastillas de Vitamina D no es una medida a largo plazo ni tampoco sostenible, ya que no toda la población se lo va poder permitir.  

Sin embargo, hasta que lo consigan, parece que la única solución es la suplementación en los meses de Noviembre a Febrero (si vivimos en España). 

He sacado esta figura de la izquierda de los datos del proyecto ODIN, concretamente de este documento. En la parte de arriba podemos ver la producción de pre-vitamina D a partir de la luz solar en Junio y en la parte de abajo en Diciembre. 

Fuentes

Las fuentes son por 100gr y las he sacado de un documento oficial publicado en Julio de 2016 "The Scientific Advisory Committee on Nutrition (SACN) recommendations on vitamin D".
  • Arenque - 16,1 mcg; 644UI
  • Salmón al vapor - 9,3 mcg; 372 UI
  • Salmón en lata - 13,4 mcg, 544 UI
  • Caballa - 8.5 mcg; 340 UI
  • Atún en lata - 1,1 mcg, 44UI
  • Huevo - 3,2 mcg; 128 UI
  • Hígado - 0,9 mcg; 36 UI
  • Cereales enriquecidos - 4,2 mcg; 168 UI.
Como veis puede ser complicado llegar a la dosis adecuada de vitamina D a partir de la solo dieta : podríamos tomar 200gr de salmón diarios, pero no es aconsejable por su contenido en mercurio, porque nuestra dieta sería aburrida y además porque desplazaríamos a otros nutrientes de la dieta.

Es decir, que parece que de momento la única solución es la suplementación, ¿y cómo suplementamos?

Existen dos suplementos disponibles: Vitamina D2 o ergocalciferool y Vitamina D3.  La mayoría de los expertos coinciden en que la vitamina D3 o colecalciferol es la mejor opción (6).

Las recomendaciones de Vitamina D para adultos rondan las 600 UI, estableciéndose su toxicidad en 10,000 UI al día durante 3 meses o 30,000 UI en un día.

Existen varios suplementos en el mercado: en herbolarios y farmacias, que rondan de las 400 UI a las 5000 UI.

Una dosis de 600 UI debería ser suficiente para mantener nuestros niveles de vitamina D en los meses de invierno - hay veces que más no significa mejor!! Si no encontráis un suplemento con una dosis baja, simplemente no lo toméis todos los días, es decir, que si el suplemento que hemos comprado tiene 1,200 UI lo podemos tomar día sí, día no. De esta manera tendríamos nuestras 600 UI.

O nos podríamos ir los meses más fríos al Caribe para recargar nuestros niveles!


References
1. Short-Term Oral Nutritional Intervention with Protein and Vitamin D Decreases Falls in Malnourished Older Adults. Floor Neelemaat, MSc, RD,*†‡ Paul Lips, MD, PhD,§‡ Judith E. Bosmans, PhD,∥‡Abel Thijs, MD, PhD,† Jaap C. Seidell, PhD,∥‡ and Marian A. E. van Bokhorst-de-van der Schueren, PhD, RD*†‡

2. Vitamin D and the risk of dementia and Alzheimer disease. Thomas J. Littlejohns, William E. Henley, Iain A. Lang, et al. Neurology 83 September 2, 2014
3. Vitamin D deficiency in Spain: a population-based cohort study.I González-Moler, S Morcillo, S Valdés, V Pérez-Valero, P Botas, E Delgado, D Hernández, G Olveira, G Rojo, C Gutierrez-Repiso, E Rubio-Martín, E Menéndez and F Soriguer. European Journal of Clinical Nutrition (2011) 65, 321–328; doi:10.1038/ejcn.2010.265; published online 22 December 2010
4. High prevalence of hypovitaminosis D in Medical Students in Gran Canaria. Canary Islands (Spain). Esther González-Padilla, Adela Soria López, Elisa González-Rodríguez, Sabrina García-Santana, Ana Mirallave-Pescador, María del Val Groba Marco, Pedro Saavedra, José Manuel Quesada Gómez, Manuel Sosa HenríquezEndocrinología y Nutrición (English Edition). Volume 58, Issue 6, 2011, Pages 267-273
5. High prevalence of vitamin D deficiency in postmenopausal women in a outpatient rheumatological clinic from Madrid area (Spain). Evaluation of two forms of vitamin D prescription. Pilar Aguado, M.a Victoria Garcés, M.a Luisa González Casaús, M.a Teresa del Campo, Patricia Richi, Juan Coya, Antonio Torrijos, Juan Gijón, Emilio Martín Mola, M.a Eugenia Martínez. Medicina Clínica. Volume 114, Issue 9, 2000, Pages 326-330.
6. Wolpowitz D, Gilchrest BA. The vitamin D questions: how much do you need and how should you get it? J Am Acad Dermatol. 2006;54:301-17.