martes, 15 de enero de 2019

Trabajar a cambio de nada

Como a la tercera va la vencida, he decidido empezar este post por el tercer email del mismo tipo que he recibido. 

Llega un email del Periódico X, de difusión nacional, contándote cuánto valoran la nutrición y la dietética y cómo quieren publicar un artículo que explique bien las funciones del dietista como profesional sanitario. Continúan con "En todos los lugares donde una adecuada alimentación puede ayudar a mejorar la calidad de vida, los dietistas enseñan, investigan, valoran, guían y aconsejan. La profesión de dietista-nutricionista etc etc"

-- 
Hasta aquí todo estupendo, los dietistas-nutricionistas necesitamos toda la difusión posible para llegar a ese grupo poblacional que nos necesita, que sepan que hay un profesional que puede satisfacer sus necesidades si se le busca. Seguimos
--

Dicen que para tratar temas específicos quieren recurrir a los profesional de ese sector para que la información sea rigurosa.

-- 
Fenomenal, yo tampoco cogería a un abogado para hablar de nutrición, fantástico, estamos de acuerdo. 
--
Y ya aquí es cuando llega la bomba: a cambio de presentar al dietista que se ofrezca (o sea, a mi) y publicar los servicios que ofrezco, me ofrece la oportunidad de escribir un artículo previo pago de 325€ + IVA. 

---

Esto también me pasó hace unos meses con otro periódico que quería publicar un artículo sobre la obesidad.

Por si no os ha quedado claro, la oferta es: yo invierto dos o tres horas en escribir un artículo decente de divulgación científica y a cambio se me recompensa con un cobro de 300-400€. 

¿En qué mundo esto tiene sentido? No solo no me ofrecen un salario por mi tiempo si no que además salgo yo perdiendo. Sé que a los dietistas no se nos valora demasiado pero lo que no sabía es que también se nos tomaba por tontos. 

No sé cuántos profesionales pueden vivir del aire, pero al menos, los dietistas, tenemos que comer y ya es hora de que se nos valore como debemos. 

¿Cómo se puede pedir algo a cambio de nada? 

Igual lo intento el próximo día en la frutería: deme un kilo de naranjas y 10€ y le cuento a mis vecinos los ricas que están y lo majo que es usted... a ver que pasa.

viernes, 4 de enero de 2019

Pasó la Navidad... y nos hemos pasado

Ya ha pasado la parte más complicada de las fiestas y solo nos quedan los Reyes. 

Después de las principales comidas y cenas, estos días nos hemos dado cuenta de que han pasado factura. Nos sentimos hinchados, empachados, incómodos, indigestos; sentimos que hemos puesto algo de peso y hemos bebido más de la cuenta.

Muchos tendréis la tentación de parar por la farmacia y llevaros uno de esos productos detox que te ayudan a limpiarte por dentro tras los excesos navidadeños. Pero recordad lo que hablábamos aquí sobre las dietas detox: "No existe ningún tipo de evidencia científica que pruebe la eficacia de las dietas depurativas. Nuestro cuerpo ya tiene maneras (mediante nuestro hígado, riñón y piel) de deshacerse de las toxinas y elementos que nuestro cuerpo no necesita". Vale la pena volver a leerse este otro post que escribimos después del verano sobre las dietas depurativas y otros tipos de dietas son más efectivas que una de zumos. 

En fín, entonces, ¿qué hacemos? Nos hemos saltado nuestra rutina y ¡nos encontramos mal! Lo más efectivo es volver a nuestra alimentación habitual y escuchar lo que nos pide el cuerpo. Si no tenemos tanta hambre como antes de las fiestas, no hace falta que nos forcemos a comer las 5 comidas al día que solíamos antes del 24-D ni tampoco las mismas cantidades. 

¿Cuál es la clave? Incluir verdura en todas las comidas: nos aporta un montón de vitaminas y minerales que probablemente hayamos descuidado durante las fiestas y además es rica en fibra, que nos ayudará a ir al baño e ir regulando nuestro sistema intestinal (que puede haber variado y situarse en estreñimiento o diarrea).

Muy importante: no caer en el truco de los zumos. Los zumos, ya sean naturales o comerciales, son ricos en azúcares (algo que ya hemos tomado de sobra durante las navidades); así que mejor, la fruta entera, que nos haga masticar y sacie más y por más tiempo. Y para beber, ¡agua!

¿Qué más puedes hacer? Retomar la actividad física. En las fiestas probablemente nos hemos movido menos y si solíamos ir al gimnasio, seguro que no hemos ido tan a menudo. Empezar a movernos y a sudar nos ayudará a activar nuestro cuerpo, nos subirá el ánimo y ayudará a quemar un extra de calorías. Si no te gusta ir al gimnasio, prueba a hacer actividades en casa, youtube está lleno de ideas: zumba, yoga, tablas de ejercicios, abdominales, salsa. Busca una actividad que te motive e inclúyela en tu rutina semanal al menos 3 veces a las semana 20min para luego llegar a 5 veces a la semana 30min (ya sabes que la actidad física recomendada es de al menos 150 min a la semana).

Y sobre todo, ¡no te desanimes! Si te has pasado, te has pasado, ya está. No hay nada que hacerle; ahora vuelve a tu rutina de siempre y verás como empiezas a sentirte mejor en 3-4 días.

Si quieres saber que ejercicios serían más apropiado para tí o quieres empezar el año alimentándote mejor, no dudes en pedir una cita escribiéndonos a info@gabinetederueda.es 

Para conocer más sobre los servicios que ofrecemos visita: www.gabinetederueda.es 

jueves, 20 de diciembre de 2018

Cómo ser vegetariano y sobrevivir a las celebraciones navideñas

Cómo sobrevivir a las #Navidades siendo #vegetariano / #vegetariana.
Lucía Martínez, dietista-nutricionista, ha publicado un segundo libro sobre vegetarianismo y además en este artículo nos cuenta cómo podemos atender esas comidas familiares/sociales si somos vegetarianos. 

Si os interesa el tema, ya publicó hace unos años, "Vegetarianos con ciencia" en el que aclaraba, con la evidencia en la mano, los puntos más polémicos de la alimentación vegetariana y vegana, como la suplementación con B12. 

La frase a destacar de su libro: "Nadie se preocupa de la glucemia en sangre del compañero de mesa que pide un refresco con la comida, ni del riesgo aumentado de cáncer de colon del que considera que una hoja de lechuga es una ración de verdura para tres días. Ni de los problemas de salud asociados a los 20 kilos de exceso de peso del que, tras una jornada de oficina en la que solo se ha levantado para ir al baño, se pide unos espaguetis carbonara para comer, brownie de postre y carajillo. Ni de la falta de información sobre alimentación saludable que tiene quien manda a sus hijos al cole con un zumo y un dónut. Pero tú eres vegetariano y te van a faltar nutrientes. Y es importante que te lo digan a la menor ocasión. Es por tu bien".

Link al artículo original